• El Rincón de Ana

Cómo recuperé mi pelo

¿Quién no ha soñado con levantarse y tener siempre el pelo perfecto? brillante, liso, moldeable, sin enredos, etc. Pues bien, yo después de probar muchos productos y tratamientos en peluquerías os puedo asegurar que creo haber encontrado el que mejor me ha ayudado con mi tipo de pelo. Un pelo decolorado con mechas, fino, fosco, sin volumen, seco en las puntas y graso en al raíz.


Mi pelo no siempre fue así. Hubo un tiempo en el que tenía mucho volumen y cuerpo pero, tras hacerme el conocido alisado japonés, perdió todo su encanto. Sí, al tener el pelo fino no me avisaron en el salón de belleza de que podría no volver a recuperar mi cabello tras el tratamiento y es que, con los años, me he dado cuenta de que, desde ese momento, mi pelo se volvió más liso de lo normal y sin volumen.


Realmente me he hecho de todo en el pelo, bueno de todo no, pero sí aquello que debilita mi cabello. Me he puesto extensiones de keratina, con el agravante de que no me las cuidaba; e incluso las de clic. Todo un sufrimiento que ha dado como resultado un pelo nada adecuado. Cuando me di cuenta de todo esto decidí ponerle remedio y rezaba porque no fuera demasiado tarde.



Lo primero que modifiqué fue que dejé de usar todos aquellos champús que prometían de todo y que estaban cargados de siliconas y sulfatos. Esto, que ya es muy conocido por todas, me costó en aquel momento buscar información pero sí que descubría, con cada lavado, que mi pelo estaba con más volumen y cuerpo y, además, duraba mucho más tiempo limpio. En este sentido, también leí que era recomendable no lavarse de continuo el cabello así que con tesón me lo conseguí dejar y lavármelo un par de veces a la semana. Aquí ayuda, y mucho, el champú en seco.


Una vez pude percatarme de que mi pelo iba recuperando un poco su forma, porque os aseguro que con todo lo que le hice me quedé con cuatro pelos y lacio, me di cuenta de que tenía que seguir trabajando en ello y cual fue mi sorpresa que, cuando usaba la plancha, también notaba pérdida de volumen. Es por ello que durante un tiempo, decidí que debía trabajar mi cabello mucho más con el secador y secármelo boca a bajo. Con estos dos cambios, mi pelo volvió a ser casi el que era porque, si os soy sincera, cogió volumen y grosor pero no he vuelto a tener la mata que tenía antes.

3 vistas

©2020 por El Rincón de Ana. Creada con Wix.com