• El Rincón de Ana

Beneficios de no aplicarse nada en el rostro

A veces, lo mejor, para poner remedio a algo que nos esté afectando a nuestra piel es no aplicarse nada en el rostro. Os lo digo sabiendo qué resultados se obtienen y es que, desde que se me acabase mi agua miscelar de siempre, os la indiqué en algunos post atrás, cambié por una de La Roche-Posay que, además, está indicada para pieles sensibles y delicadas. Pues bien, durante unos días la he estado usando mañana y noche con mi rutina habitual de cremas y serums y, curiosidades de la vida, al limpiarme la cara con ella por las noches para retirar productos y grasa de todo el día me irritaba tantísimo la piel que me salían rojeces y una especie de sarpullido.




Cuando os digo que me salían rojeces es que me picaba de tal manera la piel que tenía que rascarme sí o sí, con la erosión en el rostro que eso significa. Me costaba creer que fueran algunas de las cremas o serums que me aplicaba pues estaba realizando la misma rutina día y noche con el otro agua miscelar. Decidí no limpiarme más el rostro con dicho agua de La Roche-Posay y mi piel volvió a su estado natural. Ah! En otro post os contaré porque a raíz de todo esto que os estoy contando me salieron unos granitos complicados y apliqué otro remedio nuevo.

Como tenía el rostro tan reactivo a todo aquello que le aplicaba decidí que lo mejor sería limpiarme la cara con agua y no aplicar ninguna de mis creams o serums, aunque en este último caso os diré que el serum por la noche sí me lo he aplicado alguna vez porque notaba la piel seca y tirante, y comprobar si mi citus podía recuperar la salud que hasta el momento había estado obteniendo. Las que sufrís de piel con acné maduro, imperfecciones y otras rarezas varias sabréis que cuando os pasa alguna de estas desgracias por algún producto en concreto es todo “un drama” para volver a dar con el kit de la cuestión y tener, de nuevo, un rostro saludable.

Os recomiendo, a todas aquellas que tenéis reacciones en la piel por algún producto, que dejéis todas vuestras rutinas de lado, en la medida de lo posible, y dejéis la piel respirar y producir su propia grasa innata. Esto facilita que se nos equilibre de nuevo para poder continuar con un cuidado adecuado a nuestro tipo de piel. En mi caso esto ha sido posible gracias a que he tenido la oportunidad de no salir de casa y no aplicar maquillajes ni nada por el estilo para cuidarla de nuevo.

¡Ya me contaréis si tenéis la oportunidad de comprobar este remedio tan “normal”!

1 vista

©2020 por El Rincón de Ana. Creada con Wix.com